Puerto Viejo: Por denuncias ingresaron a su vivienda y lo agredieron

Atacaron al vecino que había denunciado, entre otros hechos, el robo de luces de las calles. «No tenemos derecho ni a vivir en nuestras casas».

En el grupo de WhatsApp de vecinos de Puerto Viejo todos expresan su hartazgo con la situación de inseguridad, robos y violencia que hace tiempo afecta a este histórico barrio de Paraná. Pero casi nadie habla o denuncia, por temor a las represalias que puedan tener. Efectivamente, uno de los que denunció a los delincuentes que en las últimas semanas han robado en viviendas particulares así como las nuevas luminarias municipales, sufrió la venganza en un ataque en su propia casa de los mismos ladrones que siguen en la calle.

“Acá nunca se respetó la cuarentena con la ola de robos que hubo”, aseguró a UNO la víctima, Federico Mosqueda.

El hombre vive en una de las construcciones históricas ubicada frente a la plaza Le Petit Pisant (de la locomotora), o más precisamente al skatepark. Alrededor de las 20 del domingo estaba bañando a su hijo de seis años, cuando escuchó que desconocidos estaban a los gritos en la puerta vereda. Al atender, irrumpieron dos hombres y una mujer que lo agredieron y lo golpearon en la cabeza.

Las cosas que le recriminaban estaban directamente relacionadas a sus denuncias por los hecho delictivos que asolan la zona: “¡Qué venís a vigilantear!”, le decían, por ejemplo.

“Cuando abro la puerta se me metieron, me pegaron con una olla en el medio de la cabeza”, contó Federico a UNO. Mientras forcejeaban y le seguían pegando, salió la madre del hombre, de 75 años, a intentar auxiliarlo a escobazos.

Los agresores fueron acusados, entre otros hechos, por los robos de las luces LED recientemente colocadas por la Municipalidad y que, como tantas otras cosas, se robaron como si nada, dejando el barrio a oscuras, tal como ha informado UNO hace un par de semanas.

Este lamentable episodio deja al descubierto la desprotección que sufren quienes deciden denunciar. Los atacantes también son señalados por varios de los robos ocurridos en los últimos meses en Puerto Viejo. Por ejemplo, la sustracción de leche y herramientas en la sede de una organización social que estaba en el barrio, el robo de televisores y un lavarropas a una familia mientras dormía, y una motosierra a otro vecino de la misma zona, además de meterse en los fondos de las viviendas para llevarse lo que encuentren. “Todos lo saben, pero nadie se anima a hablar”, dijo Federico.

Mosqueda radicó la denuncia de la brutal agresión del domingo a la noche en la comisaría Primera, donde tuvieron un fin de semana bastante ajetreado. Encima, se encontró allí con uno de los agresores que armó un escándalo y debió ser retirado por los uniformados.

La misma fue remitida a la Fiscalía, con los nombres de los acusados para que sean debidamente imputados. Después, el hombre herido fue por sus medios a la sede del médico de Policía por calle Fraternidad que lo atendió en la vereda, desde la puerta. Entonces, como seguía perdiendo sangre, se dirigió al hospital San Martín donde recibió la atención adecuada, con las curaciones y puntos en la parte superior de la cabeza, y donde le diagnosticaron traumatismo de cráneo.

La situación en Puerto Viejo parece desmadrada por la inseguridad y las balaceras con el trasfondo de la venta de drogas y muchos pibes sin oportunidades. En los últimos días hubo procedimientos, como los allanamientos de la División Robos y Hurtos en viviendas donde secuestraron armas y municiones, y una persecución de efectivos de esa área de Investigaciones que permitió incautar una pistola robada a la Policía de Santa Fe.

FUENTE: Diario Uno

Cámara de Senadores de Entre Ríos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *