Uno de los allanamientos a la comuna paranaense

Un inspector de la Policía Federal recordó que en un allanamiento a la Municipalidad y al Concejo no encontraron los celulares que el oficio judicial les requirió secuestrar.

En una nueva audiencia del juicio en el que se trata de determinar las responsabilidades de 33 ciudadanos en las causas denominadas Avioneta narco y Narcomunicipio, declararon testigos civiles y efectivos de la Policía Federal que participaron en distintos allanamientos y procedimientos que se realizaron en el contexto de la investigación.

Casi como una continuidad de las últimas audiencias, los testigos exhibieron lagunas y olvidos en relación a los hechos que presenciaron hace poco más de dos años. El inspector de la Policía Federal, Gastón Maximiliano Montepeloso, fue el último testigo en declarar y no fue la excepción.

El efectivo recordó que participó de un allanamiento que se realizó en la Municipalidad y en el Concejo Deliberante, donde por orden judicial se buscó “secuestrar unos celulares en particular”. El federal recordó que el presidente municipal recibió a los efectivos responsables de llevar adelante la medida.

También añadió que les “facilitó personal” de la Municipalidad para que les suministraran las listas de personal y teléfonos, señalando que “ningún teléfono” se correspondía con el número que solicitaba el oficio, razón por la que no se secuestró ningún aparato.

Montepeloso también participó del allanamiento que se realizó en junio de 2017 la casa de María Laura Surita y de Miguel Ángel Celis, alias Titi. Del allanamiento a la vivienda de la mujer sostuvo que “no recuerdo bien que se secuestró, sí celulares”.

Del procedimiento en la  casa de Celis, recordó que se secuestró una balanza de tipo comercial. Dijo que Celis llegó al domicilio “caminando”, cuando ellos ya estaban en el interior. También añadió que en el lugar había “elementos propios de un negocio precario, tipo almacén”.

El efectivo también participó del secuestro de la camioneta de Patricio Omar Larrosa, que ocurrió en la vía pública, en calles Cuba y Rossi, en San Benito. De este procedimiento, recordó que no se encontraron elementos que tuviesen vinculación con la causa.

El primero en declarar fue el federal oriundo de Córdoba, José Luis Cabrera. Recordó que participó en Entre Ríos, colaborando con la Delegación Paraná de la PF, en “entre tres y cinco procedimientos”. En el contexto de las causas que se investigan en esta audiencia, estuvo en allanamiento en la casa de Cristian Silva, alias Flaco. Cabrera reconoció que recordaba poco. Rememoró que había una mujer, un hombre y un menor, en la casa.

Destacó como una “particularidad” que la mujer y el hombre dormían en habitaciones distintas. También, que se secuestró dinero y armas y se detuvo al hombre. Respecto del dinero, dijo que “era una suma importante, 8.000 o 9.000 pesos, dólares y euros, no de gran volumen, pero no era una suma normal, de bolsillo.

Consultado sobre si vio en la casa trofeos o cascos relacionados con el automovilismo o las carreras de moto, dijo que no lo recordaba. Tampoco recordó si vio zapatillas o ropa para la venta, como así también logos o ploteado que estaban en un motorhome que se encontraba en la puerta de la vivienda, relacionado con aquellas actividades deportivas.

SUPUESTOS VÍNCULOS

Sergio Andrade, agente de la PF, estuvo el domingo 28 de mayo de 2017 en el campo de los hermanos Omar Horacio Ghibaudo y José Raúl Ghibaudo, imputados en la causa Avioneta narco. Del procedimiento recordó que en el lugar, cuando arribaron los móviles policiales tras observar que la avioneta realizaba maniobras para aterrizar, se encontraban los hermanos, y Luis Céparo, añadiendo que tres personas se dieron a la fuga, de los cuales sólo uno fue aprehendido.

Fuentes relacionadas con la investigación deslizaron que se trataría de José Marcial Caballero. Las mismas fuentes añadieron que Céparo, que está imputado por su rol como colaborador, transporte aéreo, fue en octubre de 2015 candidato a concejal por el actual intendente de San Benito, por la Alianza Cambiemos, Exequiel Donda. A Caballero se le endilga el rol de transportista.

Un dato que aportó Andrade, que fue repetido por otro testigo civil, Mauricio Agustín Lescano, consistió en que cuando los efectivos llegaron al lugar donde aterrizó la avioneta, la droga estaba cargada en una camioneta Chevrolet S 10. El efectivo sostuvo que descargar la camioneta entre dos personas les llevó diez minutos. Antes especuló con que les llevó entre cinco y diez minutos llegar al campo a partir de que divisaron la aeronave realizando maniobras para descender.

Por otra parte, Andrade también reconoció que a pesar de no estar capacitado realizó la “selección por importancia” de la información que se extrajo de uno de los celulares secuestrados, información que le llegó en un DVD. También sostuvo que de la selección y análisis de la información, que era mucha, participaba “todo el personal de la brigada”.

De los dos mensajes que se leyeron ayer y sería una prueba de la vinculación con el narcotráfico, uno refería a que alguien debía descartarse de droga porque la PF estaba en lo de Tavi. El otro refirió a un diálogo en el que alguien le dice a otra persona “amiga está bien lo que te mandé”, recibiendo por respuesta “sólo faltan 100”.

Andrade también dijo que extrajo información de un celular que se secuestró en el allanamiento que se realizó en la casa de Luciana Lemos, ex pareja de Daniel Celis, y analizó las escuchas. No obstante, tras no recordar de quién era el celular que se secuestró, pudo recordar que era de Juan Manuel Gómez.

COMO CIVILES

Además de Lescano, declaró como testigo civil Laura Ester Matheus. La mujer declaró respecto del allanamiento a la casa de Surita, del que recordaba poco. Sí dijo que se secuestró marihuana. Lescano estuvo en el campo de los hermanos Ghibaudo. Estaba pescando con amigos en la zona de la balsa de Villa Urquiza cuando fue requerido por la Policía para presenciar el procedimiento.

El testigo sostuvo que llegaron al campo cuando la avioneta estaba descargada, ante lo que la presidenta del Tribunal le preguntó cómo sabía que la carga estaba en la aeronave. El testigo respondió que por lógica.

FUENTE: El Diario

Cámara de Senadores de Entre Ríos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *