Se retomó la búsqueda de Fiorella

Luego de una jornada de rastrillajes sin resultados, retomaron las recorridas para localizar a la joven de 22 años que cayó con su auto el sábado a la tarde.

A las 7 de hoy, la Policía con los grupos especiales, los Bomberos Zapadores y Voluntarios, los buzos tácticos y la Prefectura Naval Argentina, retomaron el operativo de búsqueda de Fiorella Furlán, que fue suspendido ayer al anochecer.

Para esta mañana está previsto que los rastrillajes se realicen con dos grupos que recorrerán el arroyo Antoñico en sentido opuesto: unos comenzarán la búsqueda desde la desembocadura del arroyo más grande de la ciudad en el río Paraná, y otro desde el puente de calle Gálvez, donde el vehículo en el que iba la víctima fue arrastrado hacia el caudal desbordado por la tormenta del sábado.

Las tareas habían comenzado desde el mismo sábado a las 19.30, cuando se denunció que el auto Susuky Swift con la joven de 22 años había sido arrastrado al arroyo, desde calle Gálvez. Pero las lluvias imparables y torrenciales imposibilitaron la búsqueda en el agua, debido a la fuerza imparable de la correntada. Alrededor de la 1 de la madrugada, cuando el agua bajó un poco su nivel, pudieron observar el auto atrapado debajo del puente de calle El Paracao y Vera Peñaloza. De este modo, bajaron y observaron que Fiorella no estaba en su interior, y que tenía el parabrisas y otros vidrios destruidos.

Al amanecer comenzaron los rastrillajes, que finalizaron 12 horas después sin resultados. El jefe de la comisaría sexta, Javier Díaz, informó a UNO que el trecho del arroyo entre calle Gálvez y avenida De las Américas, fue rastrillado tres veces por completo, sin encontrar rastros de la joven. En tanto, desde el puente de dicha avenida hacia la desembocadura en el río (aproximadamente tres kilómetros), fueron dos las recorridas completas, igualmente sin resultados.

En este segundo tramo, el arroyo se encuentra entubado (una parte totalmente y otra parte con cemento pero a cielo abierto), donde consideran menos probable que la víctima se encuentre atrapada con algún obstáculo. Por esto, desde la primera hora Prefectura estuvo observando y recorriendo la desembocadura y las costas adyacentes, aunque no encontraron ningún rastro de la joven desaparecida.

Tal como informó UNO ayer, alrededor de las 19.20 del sábado la joven de 22 años conducía el auto Suzuki Swift gris por avenida Ramírez y dobló en calle Gálvez, para ir a la casa de una amiga. En ese momento, por la cantidad de agua que caía sobre la ciudad, el arroyo que pasa por debajo del asfalto se había desbordado y cubría la calle, en el sector que tiene un profundo badén. El vehículo quedó descontrolado y el agua lo arrastró hacia el canal. Fiorella llamó por teléfono a su padre para pedir auxilio, el hombre llamó al 911 y cuando intentó comunicarse nuevamente con su hija, el teléfono ya estaba desconectado.

Alrededor de las 18, los bomberos y policías, con la colaboración de empleados municipales, lograron retirar el auto.

Durante la tarde, retroexcavadoras levantaron el cable de acero y lograron sacar el auto que por algunos minutos quedó estacionado sobre el puente en calle Gálvez. Un grupo de policías ingresó al Suzuki Swift y realizó algunas pericias en el lugar, y luego el mismo fue trasladado a la comisaría sexta, para posteriormente ser entregado a la familia Furlán.

LA SOLIDARIDAD PARANAENSE, A LA ORDEN DEL DÍA

Como siempre ocurre en la ciudad de Paraná, en los momentos más difíciles emerge la solidaridad de la ciudadanía. Al operativo de rastrillaje que efectuaban Bomberos Zapadores, Voluntarios, el COE, la comisaría sexta, la Jefatura Departamental y los buzos tácticos, con apoyo aéreo de un helicóptero y drones, se sumaron en forma espontánea vecinos de los barrios que va atravesando el arroyo Antoñico en todo su recorrido: la Villa 351, Belgrano, Las Flores, El Pozo, Libertad, Humito, Puerto Viejo, entre otros, que son justamente aquellos más castigados por tormentas como las del sábado. Se metieron al agua y recorrieron las márgenes del arroyo con cuerda y palos tanteando el fondo.

También se plegaron a la búsqueda 15 guardavidas que recorrieron en forma peatonal el arroyo. El anhelo por encontrar a Fiorella generó algunas imprudencias como levantar las tapas de las alcantarillas para meterse a buscar a la joven.

FUENTE: Diario Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *