¿Otra vez sopa?

El colectivo que trasladaba al plantel a La Plata sufrió un desperfecto y lo tuvieron que cambiar en Retiro.

Las quejas de Christian Chimino y Matías Ibáñez por las horas que tardaron en llegar a Buenos Aires para el partido ante Banfield hicieron ruido en Patronato. En esa ocasión, el colectivo que los trasladaba se rompió a mitad de camino y los jugadores y el cuerpo técnico estuvieron varados varias horas en la ruta. «Un viaje de 5 horas lo hicimos en 9», había dicho Chimino.

Pero en la tarde de este jueves, otra vez hubo problemas. La unidad que llevaba al equipo a La Plata tuvo inconvenientes mecánicos a mitad de camino y hubo que hacer un cambio de micro en Retiro. Esto motivó una demora considerable y el lógico enojo de los integrantes del plantel Rojinegro.

Seguramente los dirigentes se harán eco de esta situación y deberán analizar si siguen con la misma empresa para el traslado del equipo. Está claro que la situación necesita la atención, sobre todo teniendo en cuenta el momento complicado por el cual atraviesa el Santo en la Superliga.

FUENTE: Diario Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *