Buenas noticias: Dos niñas entrerrianas ingresan a quirófano para trasplantes

Llegó el ángel donante para Marita, la pequeña de cuatro años y oriunda de Paraná que será trasplantada de corazón. También se supo que Elizabeth será sometida a trasplante de hígado, se confirmó a Elonce.

Llegó el ángel donante para Marita, la pequeña de cuatro años y oriunda de Paraná que necesita de un trasplante de corazón a causa de una cardiopatía congénita compleja. También se supo que Elizabeth, la niña de 14 años, también será sometida a trasplante de hígado, se confirmó a Elonce.

«Marita entra a quirófano para recibir un trasplante cardíaco», comunicaron este sábado allegados a la niña.

Momentos antes de ingresar a quirófano, sus papás, Gerardo y Analía, se fotografiaron junto a Marita. «Eternamente GRACIAS al ángel donante», fue el mensaje que acompañó la publicación.

Se recordará que la familia Hollmann-Grecco permanece internada en el Hospital Italiano en Buenos Aires desde noviembre del año pasado a la espera del llamado que cambie el destino de su hija. Durante una entrevista con Elonce TV hace dos meses atrás, contaban cómo esperaban la llegada de un ángel donante.

Elizabeth recibirá un trasplante de hígado.

Elizabeth Ríos, en tanto, ingresó horas después del mediodía de este sábado a quirófano para recibir un trasplante de hígado.

«Anoche nos llamaron para decirnos que había un posible donante para Elizabeth. Nos preguntaron en cuánto tiempo podíamos llegar al hospital y que lo tomáramos con calma, que estemos tranquilas», rememoró a Elonce TV, Patricia, la mamá de la niña de 14 años.

Según contó, tras los hisopados y los pre-quirúrgicos, a la madrugada les confirmaron que cuando le dio negativo el test para Covid-19, les comunicaron que el operativo de trasplante se concretaba este sábado en Fundación Favaloro.

«Con Elizabeth estábamos muy nerviosas», reveló la mujer, en comunicación telefónica desde el hotel donde se hospeda. Según contó, Elizabeth le manifestó todas sus dudas y temores al médico que la atiende, «si su cuerpo rechazaba el órgano o qué otra cosa podía llegar a pasar».

«Es increíble la cantidad de preguntas que le hizo al médico. Es que estaba muy temerosa, hace mucho tiempo que no ve a su familia, sus sobrinos y abuelos. Así que la abracé y le dije que iba a estar todo bien, que esa era la señal que estábamos pidiendo porque ella me decía `mamá, yo que quiero volver´», comentó.

Elizabeth padece hepatitis autoinmune, colangitis esclerosante, hipertensión portal y varices esofágicas. Hace dos meses que permanece en Buenos Aires a la espera de un trasplante, que finalmente se concretaba este sábado.

«A ella le va a ir bien y pronto la tendré conmigo», esperanzó su mamá.

FUENTE: Elonce.com

Cámara de Senadores de Entre Ríos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *